sábado, 12 de mayo de 2007

Una historia de sexo, drogas y rock n'roll: Entrando en la veintena

Bueno, exáctamente hay al menos dos cosas que estan mal en ese título, pero bah, servirá...

Bueno, con motivo de que ayer, día 11 de mayo, fue mi cumpleaños, lo celebré por todo lo alto, ya sabeis, eso de dejar los "dieci..." y entrar en los "veinti..." es todo un logro.

Bueno, el caso es que tuve una comidilla familiar a mediodía, y eso todos sabemos como es, la familia reunida y tal, pero me dieron una gran sorpresa al saber que no había tarta!! Y es que las tartas de cumpleaños nunca han sido mi fuerte (ni siquiera la de los míos). Como se suele decir, nos pusimos hasta el culo de comer, pero la cosa no acabó ahí, puesto que a la noche hubo más, y esto era, la cena y posterior salida de copas con los amigos.

A las 9:15 PM quedé con uno de mis amigos para dirigirnos al Pizza Hut, y bueno, el local estaba hasta el culo, por lo que nos tocó esperar, suerte de los contactos del citado amigo que nos permitió conseguir mesa. Al final, empezamos a pedir como si la comida del restaurante se fuese a acabar. Conclusión: nos comimos dos pizzas familiares y dos medianas-grandes entre cinco personas. Recordando un poco las matemáticas elementales del colegio, si tenemos en cuenta que cada pizza familiar es para cuatro personas y la mediana para dos, nos comimos más o menos lo correspondiente a unas 12 personas. Chupate esa, colesterol!!

Tras la cena (perfecta) y recibir un regalazo, la edición de coleccionista numerada de "Los Hijos de Húrin" de J.R.R. Tolkien, que tiene un problema: ahora de lo exclusivo que es, no me atrevo a leerlo xD(sí, soy un friki, pero gracias, tios) Después, nos dirigimos a perdernos en la noche cacereña, que como algunos sabréis, es temporada de Womad, un festival hippi que se celebra aquí todos los años. Bueno, el caso es que fuimos a tomarnos un cacharrito (solo uno, en serio) para celebrarlo, por mi parte, resultó ser Vodka negro con lima, que entra solo el jodío...

Después nos encaminamos a la zona monumental, que como no, estaba hasta arriba de gente, apiñada entre botellas, litronas y cartones de vino, y demás compuestos orgánicos y no orgánicos que yacían en el pavimento. La verdad que el ambiente fue muy estimulante y espero que el año que viene (veintiuno ya, joder) podamos celebrarlo juntos otra vez.


PD: Como véis, lo que estaba mal en el título era lo de rock n'roll y sexo.

3 comentarios:

Dankher dijo...

sexo drogas y rockandroll (mi primer año de la universidad, esto es: me ponia los cascos y me bebía chupitos de wisky mientras me la pelaba). Asi si mola celebrar cosas, comiendo y bebiendo como si lo fuesen a prohibir, para el del año que viene, VOY CONTIGO, ME AUTOINVITO xDDD

Outer_Heaven dijo...

Yo encantado, jajajaja

Eso sí, no se si podré llegar al tu nivel etílico xD

Dankher dijo...

Bueno, aún tienes todo un año para entrenar, y recuerda estas frases, "uno más no me va a matar", "suficiente? hasta que no vea triple no paro", y por supuesto "¿y qué culpa tengo yo que se me acabe el dinero antes que la sed?" (esta última es muy buena para justificarse con progenitores y demás)